Osteoporosis – Epidemia silenciosa del siglo XXI

El hueso es tejido vivo que se descompone y reemplaza constantemente. La osteoporosis ocurre cuando la generación de hueso nuevo es más lenta que la pérdida de hueso viejo.

La osteoporosis es una enfermedad que debilita la masa ósea y de los huesos a tal punto que los hace vulnerables ante cualquier golpe que podría terminar fracturándolos, usualmente esta patología aparece a partir de los 50 años. Es considerada una enfermedad silenciosa ya que los pacientes se dan cuenta que tienen la enfermedad cuando se fracturan los huesos sin ejercer tanta presión sobre estos.

Las fracturas relacionadas con la osteoporosis ocurren con mayor frecuencia en la cadera, la muñeca o la columna vertebral.

La osteoporosis afecta a hombres y mujeres de todas las razas. Pero las mujeres blancas y asiáticas, especialmente las mujeres mayores posmenopáusicas, son las que corren mayor riesgo. Los medicamentos, la dieta saludable y los ejercicios con pesas pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea o a fortalecer los huesos débiles.

Es una epidemia silenciosa del siglo XXI; es decir, no tiene síntomas, un paciente se da cuenta muchas veces que tiene osteoporosis cuando ha sufrido una fractura ante un golpe leve; como por ejemplo una fractura de cadera o de muñeca. Si no se da un esquema de tratamiento, más adelante aparecerán otros síntomas como la pérdida de la estatura debido a la disminución de la longitud de las vértebras y la presencia de una joroba.

Para disminuir el riesgo de osteoporosis se recomienda actuar en prevención primaria. Es muy importante, además de la ingesta de alimentos lácteos, llevar un estilo de vida adecuado, y evitar los excesos de tabaco, alcohol y café.

Hay que evitar una vida sedentaria desde la niñez, ya que el ejercicio promueve la formación adecuada de la masa ósea y es un factor que ayuda a la prevención primaria de la osteoporosis-

Síntomas

Típicamente, las etapas iniciales de la disminución de la masa ósea no presentan síntomas. Pero una vez que la osteoporosis debilita tus huesos, podrías tener signos y síntomas que incluyen los siguientes:

  • Dolor de espalda, provocado por una vértebra fracturada o aplastada
  • Pérdida de estatura con el tiempo
  • Una postura encorvada
  • Un hueso que se rompe mucho más fácilmente de lo esperado

Cuándo debes consultar con un médico

Es conveniente que hables con el médico sobre la osteoporosis si tuviste una menopausia temprana o si tomaste corticoesteroides durante varios meses seguidos, o si cualquiera de tus padres sufrió una fractura de cadera.

Causas

La osteoporosis debilita los huesos

Los huesos se encuentran en un estado constante de renovación: se desarrollan huesos nuevos y se descomponen los huesos viejos. Cuando eres joven, el desarrollo de huesos nuevos es más veloz que la descomposición en el cuerpo, por lo que la masa ósea aumenta. Después de los 20 años, este proceso se ralentiza y la mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a la edad de 30. A medida que las personas envejecen, la masa ósea se pierde más rápido de lo que se crea.

La probabilidad de desarrollar osteoporosis depende en parte de cuánta masa ósea obtuviste en tu juventud. La masa ósea máxima es en parte hereditaria y también varía según el grupo étnico. Cuanto mayor sea la densidad ósea máxima que adquieras, más tejido óseo tendrás “en la reserva” y menor será la probabilidad de padecer osteoporosis cuando envejezcas.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar la probabilidad de que desarrolles osteoporosis, entre otros, tu edad, raza, estilo de vida, así como tus afecciones y tratamientos médicos.

Riesgos inalterables

Algunos factores de riesgo de osteoporosis están fuera de tu control, incluidos los siguientes:

  • Las mujeres son mucho más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • La edad. Cuanto mayor sea tu edad, mayor será el riesgo de osteoporosis.
  • Tienes mayor riesgo de padecer osteoporosis si eres blanco o de ascendencia asiática.
  • Antecedentes familiares. Tener un padre, madre o hermano con osteoporosis te pone en mayor riesgo, especialmente si tu madre o padre sufrieron fractura de cadera.
  • Tamaño del cuerpo. Los hombres y las mujeres que tienen estructuras corporales pequeñas tienden a correr un riesgo más alto debido a que podrían tener menos masa ósea para utilizar a medida que envejecen.

Niveles hormonales

La artrosis es más común en personas que tienen demasiadas o muy pocas hormonas en el cuerpo. Por ejemplo:

Hormonas sexuales. Los niveles bajos de hormonas sexuales tienden a debilitar los huesos. La reducción de los niveles de estrógeno en las mujeres menopáusicas es uno de los mayores factores de riesgo para la osteoporosis.

Los hombres tienen una reducción gradual en los niveles de testosterona a medida que envejecen. Los tratamientos contra el cáncer de próstata que reducen los niveles de testosterona en los hombres y los tratamientos contra el cáncer de mama que reducen los niveles de estrógeno en las mujeres tienen probabilidades de acelerar la pérdida ósea.

Problemas de tiroides. Los niveles altos de hormona tiroidea pueden causar osteoporosis. Esto puede producirse si tu tiroides es hiperactiva o si tomas demasiada medicación de hormonas tiroideas para tratar una tiroides poco activa.

Otras glándulas. La osteoporosis también se ha asociado con la hiperactividad de las glándulas paratiroides y suprarrenales.

Factores alimenticios

La osteoporosis es más probable que ocurra en personas que tienen lo siguiente:

Bajo consumo de calcio. La falta de calcio de por vida juega un papel en el desarrollo de la osteoporosis. Una dieta baja en calcio contribuye a la disminución de la densidad ósea, la pérdida ósea temprana y un mayor riesgo de fracturas.

Trastornos de la alimentación. La restricción extrema de la ingesta de alimentos y el bajo peso debilitan los huesos tanto en hombres como en mujeres.

Cirugía gastrointestinal. La cirugía para reducir el tamaño del estómago o para extirpar parte del intestino limita la cantidad de superficie disponible para absorber nutrientes, incluido el calcio. Estas cirugías incluyen aquellas para ayudarte a perder peso y para otros trastornos gastrointestinales.

Esteroides y otros medicamentos

El uso a largo plazo de medicamentos corticosteroides orales o inyectados, como la prednisona y la cortisona, interfiere en el proceso de reconstrucción ósea.

La osteoporosis también se ha asociado con medicamentos utilizados para combatir o prevenir estas afecciones:

Convulsiones

Reflujo gástrico

Cáncer

Rechazo al trasplante

Afecciones médicas

El riesgo de osteoporosis es mayor en personas que tienen ciertos problemas médicos, que incluyen los siguientes:

Celiaquía

Enfermedad inflamatoria intestinal

Enfermedad renal o hepática

Cáncer

Lupus

Mieloma múltiple

Artritis reumatoide

Opciones de estilo de vida

Algunos malos hábitos pueden aumentar tu riesgo de osteoporosis. Por ejemplo:

Estilo de vida sedentario. Las personas que pasan mucho tiempo sentadas tienen un mayor riesgo de presentar osteoporosis que las personas más activas. Cualquier ejercicio con pesas y actividades que promuevan el equilibrio y la buena postura son beneficiosos para los huesos, pero caminar, correr, saltar, bailar y levantar pesas parecen ser particularmente beneficiosas.

Consumo excesivo de alcohol. El consumo regular de más de dos bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo de osteoporosis.

Consumo de tabaco. El papel exacto que desempeña el tabaco en la osteoporosis no está claro, pero se ha demostrado que el consumo de tabaco debilita los huesos.

Complicaciones

Cómo la osteoporosis puede provocar que las vértebras se aplasten y colapsen.

Fractura por compresión

Las fracturas óseas, particularmente en la columna vertebral o la cadera, son las complicaciones más graves de la osteoporosis. Las fracturas de cadera a menudo son causadas por una caída y pueden derivar en una discapacidad e incluso un mayor riesgo de muerte dentro del primer año después de la lesión.

En algunos casos, las fracturas de la columna vertebral pueden ocurrir aunque no te hayas caído. Los huesos que componen la columna vertebral (vértebras) pueden debilitarse hasta el punto de contraerse, lo cual puede ocasionar dolor de espalda, pérdida de estatura y una postura encorvada hacia adelante.

 

 

Proteína

La proteína es uno de los componentes básicos del hueso. Sin embargo, existen pruebas contradictorias sobre el impacto de la ingesta de proteínas en la densidad ósea.

La mayoría de las personas consumen mucha proteína en su alimentación, pero algunas no lo hacen. Los vegetarianos y los veganos pueden consumir suficiente proteína en la alimentación si buscan intencionalmente fuentes adecuadas, como la soya, los frutos secos, las legumbres, las semillas para los veganos y los vegetarianos, y los lácteos y los huevos para los vegetarianos.

Los adultos mayores podrían comer menos proteínas por varias razones. Si consideras que no estás consumiendo suficiente proteína, pregúntale a tu médico si la complementación es una opción.

Peso corporal

Pesar menos de lo debido aumenta la posibilidad de pérdida de hueso y fracturas. Ahora se sabe que el exceso de peso aumenta el riesgo de fracturas en los brazos y muñecas. Por este motivo, mantener un peso corporal adecuado es bueno para los huesos, al igual que para la salud en general.

Calcio

Los hombres y mujeres que tienen entre 18 y 50 años necesitan 0,03 onzas (1000 miligramos) de calcio al día. Esta cantidad diaria aumenta a 1200 miligramos cuando las mujeres cumplen los 50 años y los hombres, los 70.

Las buenas fuentes de calcio incluyen las siguientes:

  • Productos lácteos bajos en grasa
  • Vegetales de hoja verde oscuro
  • Salmón enlatado o sardinas con espinas
  • Productos de soja, como el tofu
  • Cereales fortificados con calcio y jugo de naranja

Si te resulta difícil obtener suficiente calcio de la dieta, considera tomar suplementos de calcio. Sin embargo, se ha asociado el consumo excesivo de calcio con los cálculos renales. Si bien todavía no está claro, algunos expertos sugieren que demasiado calcio, especialmente en suplementos, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

La Health and Medicine Division of the National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (División de Salud y Medicina de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, anteriormente el Instituto de Medicina) recomienda que la ingesta total de calcio, de suplementos y dieta combinados, no debe superar los 2000 miligramos diarios para las personas mayores de 50 años.

Vitamina D

La vitamina D mejora la capacidad del cuerpo para absorber el calcio y mejora de otras maneras la salud de los huesos. Las personas pueden obtener parte de su vitamina D gracias a la luz solar, pero esto podría no ser una buena fuente si vives en latitudes altas, si estás confinado en tu casa, o si usas regularmente protector solar o evitas el sol debido al riesgo de padecer cáncer de piel.

Con el objeto de obtener suficiente vitamina D para mantener la salud ósea, se recomienda que los adultos de 51 a 70 años obtengan 600 unidades internacionales (UI) y 800 UI por día después de los 70 años a través de alimentos o suplementos.

Las personas sin otras fuentes de vitamina D y especialmente con exposición limitada al sol podrían necesitar un suplemento. La mayoría de los productos multivitamínicos contienen entre 600 y 800 UI de vitamina D. Para la mayoría de las personas, es seguro obtener hasta 4000 UI de vitamina D por día.

Ejercicio

El ejercicio puede ayudarte a fortalecer los huesos y retardar la pérdida ósea. Los ejercicios pueden beneficiar tus huesos sin importar cuándo comiences a hacerlos, pero lo mejor será si comienzas a ejercitarte regularmente de joven y continúas haciéndolo durante toda la vida.

Combina ejercicios de entrenamiento de fuerza con ejercicios de levantamiento de pesas y de equilibrio. El entrenamiento de fuerza ayuda a fortalecer los músculos y los huesos de los brazos y la parte superior de la columna vertebral. Los ejercicios de soporte de peso, como caminar, trotar, correr, subir escaleras, saltar una soga, hacer esquí y practicar deportes de impacto, ayudan principalmente a los huesos de las piernas, las caderas y la parte baja de la columna vertebral. Los ejercicios de equilibrio como el taichí ayudan a reducir el riesgo de caídas, especialmente al envejecer.

Nadar, andar en bicicleta y ejercitarse con máquinas como los elípticos pueden proporcionar un buen ejercicio cardiovascular, pero no son tan beneficiosos para mejorar la salud ósea.

Diagnóstico de la pérdida ósea

La prueba más común utilizada para medir la masa ósea es una densitometría ósea.

Una densitometría ósea mide la fortaleza del hueso analizando la cantidad de calcio que contiene. Normalmente, su médico hará las mediciones en la cadera o en la parte inferior de la columna vertebral. Dependiendo de su densidad mineral ósea, su médico diagnosticará osteopenia u osteoporosis. La osteopenia es una pérdida ósea leve.

Tratamiento y manejo de la pérdida ósea

El tratamiento de la pérdida ósea suele incluir el uso de fármacos que modifican los huesos. Estos fármacos reducen la velocidad con que los huesos se adelgazan. También pueden reducir nuevos daños en los huesos y promover la curación. Los fármacos que modifican los huesos incluyen:

Bifosfonatos, que son fármacos que bloquean las células que destruyen los huesos, llamadas osteoclastos.

El manejo de la pérdida ósea y sus síntomas también puede incluir:

Suplementos de calcio y vitamina D. Las recomendaciones actuales se enumeran a continuación. Antes de tomar un suplemento vitamínico o mineral, hable con su médico.

Vitamina D: 800 unidades internacionales (UI) por día para mujeres de todas las edades

Suplementos de calcio para mujeres antes de la menopausia: 1,000 miligramos (mg) por día

Suplementos de calcio para mujeres después de la menopausia: 1,200 mg por día

Ejercicio. La actividad física en carga, como caminar, bailar y subir escaleras, implica tensión para los huesos. Esta tensión impulsa al cuerpo a producir células formadoras de hueso. Este tipo de ejercicio practicado con regularidad también fortalece los músculos, lo que ayuda al equilibrio. Su médico puede recomendarle un plan de ejercicios en función de sus necesidades, sus aptitudes físicas y su estado físico.

Mantener un peso corporal saludable. Es importante una dieta bien equilibrada para la buena salud de los huesos. El peso bajo puede contribuir a la pérdida ósea y a las fracturas.

Prevención de caídas. Las caídas son la causa principal de fracturas de las personas con osteoporosis. La mala visión, el calzado que no se adapta bien, una vivienda abarrotada de cosas, el deterioro psíquico, la somnolencia relacionada con los medicamentos para el dolor y la mala concentración pueden aumentar su riesgo de caer. Para prevenir caídas, intente hacer ejercicios que mejoren su equilibrio.

Prevención

La buena nutrición y el ejercicio regular son esenciales para mantener los huesos sanos durante toda la vida.

 

 

 

 

Gracias por leernos.
Por favor dejanos tu comentario o consulta en info@capgen.com.ar.